MENOPAUSIA: ¡NI UN PELO DE TONTAS!

¿Te despiertas por la mañana y ves en la almohada algo de cabello? ¿Te duchas y te vuelve a pasar? Tranquila… ¡Es solo que ha llegado el otoño! Al igual que las hojas se renuevan, tu cabello también lo hace. Bienvenida a una época de transformación.

No hay que preocuparse por esta caída estacional, en primavera también nos ocurre ya que forma parte del ciclo natural del pelo. Y al pasar unos meses, volverá a nacer por arte de naturaleza.
caida-cabello
Los síntomas de la menopausia son tan diferentes e individuales como mujeres hay, pero todas la sufrimos. Durante esta etapa transformadora, es muy habitual que el crecimiento de nuestro cabello sea más lento, se pierda volumen y fuerza volviéndose algo más fino y corto, así como más seco y todo esto hace que se confunda su tono natural.
¡Oh no, las canas!

Produciremos menos estrógenos, y unido (muchas veces) a otras patologías como la alteración en las hormonas tiroideas (hipotiroidismo o hipertiroidismo), la deficiencia de hierro, el estrés o la depresión… pueden contribuir a que la pérdida de cabello sea tan frecuente como las veces que pensamos ¡y por qué a ellos no les toca!

Pero todo depende siempre de factores genéticos, de nuestra alimentación, el estrés o la ansiedad…

¿Y qué ocurre con el vello del cuerpo?

Aquí saldremos ganando porque durante esta fase de renovación, vamos a descubrir que tenemos menos vello corporal en diferentes zonas como en la cejas, pubis, piernas… aunque por otro lado podemos notar un crecimiento “inusual” en partes del rostro como en la barbilla o en el labio superior.

¿Qué podemos hacer ante la caída del pelo?

– Lo primero es acudir a nuestro médico para descartar si es debido a alguna enfermedad o desequilibrio hormonal, y en ese caso, ponernos pelos a la obra con el tratamiento adecuado.

– Llevar una alimentación equilibrada es también fundamental para la salud de nuestro cabello.

– Evitar el uso excesivo del secador, pues el calor debilita el pelo y favorece su caída.

– Acostumbrarnos a utilizar champús específicos para cada tipo de cabello.

No olvides que en la farmacia podemos encontrar suplementos vitamínicos ricos en vitaminas del grupo B, Cistina, Metionina, hierro, zinc… que van a aportar los nutrientes que nuestro maravilloso cabello necesita para poder crecer fuerte y con brillo.

¡A por los pelos!

 

 

 

 

Imagen cedida por Pixabay/Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post relacionados