La Siesta Perfecta

“Echar la siesta” es como todo, hay que saber cómo, cuándo y dónde

Asociamos la siesta a ese ratito de descanso que todos necesitamos cuando llegamos a la mitad del día. Es normal y una necesidad fisiológica descansar para poder continuar con nuestro ritmo diario.

¿Todos necesitamos echar la siesta? Pues no, depende de las horas de sueño que hayamos tenido por la noche, si el descanso es reparador y de calidad, no tienes por qué cerrar ni una pestañita a la mitad del día. Puede ser hasta perjudicial y pasar factura por la noche a la hora de conciliar el sueño.

La siesta también se considera que forma parte de los hábitos socioculturales de determinados países ,España y Grecia son un claro ejemplo, mientras que en el resto de Europa se practica menos y la gente se va a la cama más temprano.

La realidad es que para los españoles la palabra siesta es motivo de alegría, la asociamos al descanso  o momentos de placer en los que nos la podemos permitir, como son los fines de semana y vacaciones.

Y la verdad es que todo son beneficios cuando la echamos de forma correcta. Hay muchos estudios que acreditan las ventajas a nivel cardiovascular, disminuye la tensión, el estrés y por supuesto el cansancio. A nivel del sistema nervioso mejora el ánimo, disminuye la ansiedad, se libera serotonina en cantidad, todos nos sentimos más felices y tranquilos.

Para la memoria también es fundamental, retenemos mejor y tenemos una mayor capacidad de aprendizaje.

¿Cuánto debe durar la siesta? De quince minutos a media hora aproximadamente, nunca horas kilométricas que no van a permitir que descansemos por la noche. Hay personas que no saben dormir este tiempo y les sienta peor, su despertar es tan desagradable o no terminan de hacerlo y para eso mejor evitarla.

¿Dónde dormirla? Siempre en un sitio adecuado y con una postura cómoda, no hay nada peor que el dolor de cuello o de brazo que el que nos deja una mala postura prolongada. No es que tengamos que meternos en la cama  pero si buscar un asiento confortable en el que podamos coger una postura favorable para nuestro descanso.

Disfruta de una buena siesta sacando todos los beneficios que nos puede aportar. Es el remedio cuando hemos pasado una mala noche, aunque nunca va a sustituir el efecto que nos proporciona el descanso nocturno.

¡Cuida tus horas de descanso y tu calidad de vida mejorará! #pasatealonatural

Imagen cedida por Pixabay/ Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post relacionados