HUESOS Y ARTICULACIONES FUERTES EN INVIERNO

Las bajas temperaturas no sólo nos traen catarros, gripes y virus. Si no nos cuidamos como es debido, también puede afectarnos  a nivel muscular o articular.

El frío, la humedad, el estrés, una larga jornada laboral y una vida sedentaria nos hace que todos seamos más proclives a estas enfermedades. Por lo que el dolor y la contractura muscular son mayores.

Sigue nuestros consejos para mantener a tope tus articulaciones y huesos este invierno:

1-El calor es importante. Utiliza coderas, tobilleras, rodilleras, calentadores para proteger determinadas zonas, manteniendo una temperatura constante, no es necesario que sean medias de compresión con aportar calor a la zona, vale.

2- Es fundamental, calentar levemente antes de practicar cualquier deporte y una vez terminado el ejercicio, realizar estiramientos.

3-Siempre de menos a más, un ejercicio  progresivo te ayudará a no sufrir lesiones.

4-Agua y más agua. Mantén tu organismo hidratado.

5-La alimentación, un papel fundamental. Ingiere alimentos que faciliten la eliminación de líquidos y toxinas como por ejemplo, la cola de caballo.

arkoflex

6-Dí sí a deportes de bajo impacto articular:  la bicicleta y la natación son perfectos para practicar en esta época del año. Los deportes de alto impacto pueden incrementar el riesgo de sufrir daño en las articulaciones y, poco a poco, pueden ir dañando el cartílago, como son el ski o el golf.

7-Fortalece las articulaciones tomando colágeno para el adecuado funcionamiento de los huesos, de los cartílagos y de la piel.

8-Postura perfecta. Intenta mantener  siempre una postura correcta ya sea en el despacho sentado o en la cola de la frutería. A la larga, las malas posiciones, perjudican gravemente a nuestras articulaciones.

9-Nuestra cama debe ser consistente y plana, ni dura ni blanda, la columna por lo tanto no debe hundirse en el colchón. Duerme boca arriba y con una almohada baja y blanda.

10-Un exceso de peso hace que nuestras articulaciones sufran. Cambio tus hábitos de vida por otros más saludables y no hagas sufrir a tu cuerpo.

¡Ya no hay excusas!

 

 

 

Imagen cedida por Pixabay/Freepik

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *