DORMIR BIEN PARA PERDER PESO

“Los españoles dormimos una hora menos que los demás europeos”, según Eduard Estivill, médico director de la Unidad del sueño del Instituto Dexeus de Barcelona.

El dormir poco puede afectar a nuestra salud, podemos experimentar pérdida de memoria, problemas de concentración, más fatiga mental… Pero además el  dormir bien también es fundamental  para adelgazar.

Como promedio dormimos seis horas por noche, aunque puede ser suficiente tiempo para algunas personas, no lo es para la mayoría de nosotros. Existen profundos estudios científicos que así lo demuestran.

Uno muy interesante presentado en un congreso científico de la asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad (NAASO) señala que necesitamos más de seis horas para mantenernos sanos y en forma.

Durante casi diez años los investigadores recogieron datos de 18.000 participantes, datos relacionados con  hábitos de nutrición y salud en general. Las conclusiones fueron que el riesgo de sufrir obesidad aumenta un 73% si se duerme menos de cuatro horas por noche; un 50% si se duermen cinco horas de media, y aumenta un 23% si se duermen seis horas por noche; en comparación con las personas que duermen de siete a nueve horas.

Los científicos creen que la relación entre la escasez de sueño y el exceso de peso está en un desorden en la química del cuerpo: La falta de sueño conlleva un aumento de todas las hormonas que incitan al apetito.

Al parecer la falta de sueño aumenta la secreción de una hormona llamada grelina, esta hormona envía una señal de hambre al cerebro. Al mismo tiempo desciende el nivel de leptina, otra hormona implicada, esta hormona ayuda a suprimir el apetito; así que cuando la leptina baja aumentan las ganas de comer.

Se buscará algo para saciar ese apetito y muchas veces lo que tenemos más a mano son hidratos de carbono o  refinados, es decir, aumentaremos la ingesta precisamente de alimentos ricos en grasa y azúcares. Lo que favorece la ganancia de peso.

Por lo tanto, para adelgazar es importante dormir las horas suficientes puesto que no solo influye la dieta o el ejercicio.

Lo ideal sería tener un periodo de relajación antes de acostarnos y hacerlo a horas prudentes.¡ Sigue estos consejos!

-Evitar cenas copiosas y muy tardías. Tampoco acostarse con hambre, es decir, no saltarse la cena.

-Evitar los excitantes como el alcohol o el café.

-Acondicionar el dormitorio: la luz, el ruido, la temperatura del lugar son importantes.

-Apagar los dispositivos electrónicos antes de acostarse.

-Mantener un horario de sueño regular.

Si a pesar de estos consejos seguimos teniendo problemas podemos acudir a la farmacia y asesorarnos sobre qué plantas nos pueden ayudar con el insomnio.

Allí podremos encontrar plantas como la amapola, la pasiflora o el espino blanco; o la combinación de éstas con melatonina. Además de favorecer un sueño reparador, estos preparados naturales ayudan a calmar la ansiedad para evitar cometer excesos con la comida.

¡Todos a dormir mínimo ocho horas!

Imagen cedida por Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post relacionados