Consejos para sobrellevar la ola de calor

¡Después de mucho desearlo por fin estamos en verano! Esta época se asocia a vacaciones, buen tiempo, relajación, descanso, ocio…pero no todos los aspectos son tan positivos

Lo que hace en determinados momentos nos preguntemos: ¿Bienvenido verano? Algunos inconvenientes del verano vienen producidos por la brusca subida de las temperaturas que hace que muchas personas se agobien por el calor  y más cuando es tan repentino.

Las molestias pueden ir desde una mayor sudoración, insomnio, cansancio o enrojecimiento en el caso de las más leves hasta otras más serias como un empeoramiento de la circulación, la bajada de presión arterial o  deshidratación e incluso en los casos más extremos, un golpe de calor.

Las personas más sensibles a las altas temperaturas y  a las que más debemos de proteger son los niños, los ancianos y los que presentan alguna patología como los enfermos del corazón.

Para protegernos de los daños del calor los consejos más útiles, son los siguientes:

-Beber mucha agua y comer ligero.

-Mantener una actividad suave en las horas centrales del día, reservando el ejercicio para primera hora.

-Llevar ropa ligera que deje transpira la piel, y protegerse del sol, evitando exponernos al mediodía y llevando gorros y protección solar adecuada.

Las personas que tienen mala circulación pueden sentir empeorar los síntomas, con más pesadez de piernas, hinchazón de tobillos, calambres o dolor, etc.

Una ayuda eficaz es el uso de geles de efecto frío con plantas como la vid roja, el castaño de indias o el rusco. Se aplican con un suave masaje desde el pie hacia arriba para mejorar la circulación y aliviar las molestias.

También en verano nos cuenta más dormir, sobre todo a los que ya sufren de insomnio. Las altas temperaturas, los cambios de hábitos de alimentación y horarios o los cambios de rutina son la causa.

Por eso, además de las medidas de hidratación, cenar ligero, etc., se recomienda evitar estimulantes como el alcohol o el café, darse una ducha de agua fría antes de acostarse, y si esto no llega, podemos recurrir a plantas medicinales como la pasiflora o la valeriana que nos ayudarán a dormir y a estar descansados por la mañana.

Disfruta del verano y de sus largas horas de luz  sin que nada amargue nuestro periodo de disfrute. ¡Feliz verano!

Imagen cedida por Pixabay/Freepik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post relacionados