COMBATIR EL JET LAG

En nuestra sociedad actual, el insomnio es un problema muy habitual; tanto es así que una tercera parte de los españoles tiene problemas para dormir.

Esto supone un grave problema pues el sueño es una función biológica esencial, y el no hacerlo correctamente puede tener consecuencias serias para nuestra salud. El cerebro necesita una  buena higiene del sueño y una regularidad a la hora de acostarse y levantarse.

Entre las causas del insomnio, además de alteraciones psicológicas, físicas, inadecuado ambiente de sueño, ingesta de estimulantes, etc., existe una muy común en nuestro periodo vacacional que es el trastorno vigilia-sueño.

El ciclo vigilia-sueño  se puede definir como un reloj biológico situado en una estructura del  cerebro, llamada glándula pineal, y que es el responsable de la calidad y la cantidad de sueño. La luz o ausencia de luz modula la síntesis de melatonina y esto permite la secuencia natural día-noche.

Cuando este ritmo vigilia-sueño, conocido también como ritmo circadiano por su duración de 24 horas, se altera (comúnmente por turnos laborales o por viajes a una zona con un huso horario distinto al habitual) la producción de melatonina no es la adecuada  y aparecen trastornos del sueño.

Precisamente en verano, o en otro periodo del año donde disfrutemos de un periodo de descanso, donde es probable que viajemos desplazándonos varios husos horarios, aparece este trastorno del sueño conocido como jet-lag.

La mayoría se adapta en unos pocos días pero mientras nuestro organismo se habitúa algunas personas pueden experimentar somnolencia y otras están totalmente despejadas. Incluso pueden aparecer trastornos del tránsito intestinal, falta de apetito o mucha hambre o cambios de humor.

Como cuando viajamos, ya sea por ocio o trabajo,  queremos aprovechar el tiempo al máximo, podemos tener en cuenta unas medidas que eviten o al menos disminuyan estas molestias:

-Evitar comidas copiosas, café y estimulantes

-Una vez en el país de destino pasar mucho tiempo con luz natural para acostumbrarnos cuanto antes a las nuevas condiciones

-Acostarnos cuando se haga de noche aunque no estemos muy cansados -recurrir a suplementos de melatonina para ajustar este desfase horario.

En la farmacia nos podrán recomendar como tomar según cada caso pero lo habitual es tomarla 3 o 4 días antes del viaje, media hora aproximadamente antes de irnos a dormir.Se puede seguir tomando una vez en destino otros 2-3 días para un rápido ajuste al nuevo huso horario.

¡Y a disfrutar del viaje!

#PásateALoNatural

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post relacionados